Encuentra todo sobre horóscopos, astrología y temas afines

Directorio de Videntes 

 








rss feeds RSS / /

El camino de la menor resistencia

Por Predecimos.com

A veces, de pronto nos vemos enfrentados a cambios que hacen trizas nuestra estructura de vida. La persona que nos amaba aparentemente para siempre, de pronto nos dice que se desenamoró o nos cambió por otro/a. El empleo que creíamos eterno, de pronto se convirtió en un estar desempleado. Algo que considerábamos seguro –en cualquier plano- de la noche a la mañana se transforma en causa de desasosiego, angustia, confusión y miedo.

Astrológicamente, es importante observar en la Carta Natal como los planetas al transitar van formando aspectos –ángulos- con las posiciones natales, porque algunos de ellos nos advertirán de modificaciones en nuestra realidad de vida.

Principalmente el planeta Urano que representa a la fuerza que hay en todos nosotros y que nos empuja hacia la búsqueda de la excelencia, del máximo desarrollo de todo lo que somos potencialmente, del aspirar a nada menos que más, es el gran indicador de los cambios repentinos.

Y generalmente cuando vivimos un cambio no previsto y que afecta a la estructura en que vivíamos hasta ese momento, nos invade el miedo, porque nos resulta difícil concebirnos viviendo sin eso o sin esa persona.

Y sin embargo, sí, somos capaces de sobrevivir sin eso o sin él/ella. E incluso y según como miremos la situación, lo más probable es que esa pérdida, ese ciclo cerrado, sean la antesala de una realidad sensiblemente mejor que la anterior.

Como sostuvo Einstein, “Dios no juega a los dados con nosotros”.

Todo lo que experimentamos forma parte del plan que nuestra Alma ha trazado con la finalidad de que seamos cada vez más plenos e íntegros.

Si repasamos nuestra historia personal, seguramente comprobaremos como cada final representó un nuevo comienzo, cada muerte un renacimiento, cada pérdida un nuevo hallazgo.

Cuando un consultante me plantea una situación de este tipo, procedo a calcular su Carta Natal y juntos observamos los tránsitos planetarios y otros indicadores. De esa observación podemos deducir dos cosas muy importantes:

1. El para qué de la situación, su finalidad y su desarrollo.
2. El punto de llegada, hacia dónde nos conduce.

A continuación, suele aconsejarle a quien me consulta que actúe tal como pregonan los sabios taoístas: como el agua, tomando lo que llaman “el camino de la menor resistencia”.

¿Y cómo actúa el agua?

Surge en lo alto, en un manantial y comienza a fluir.
Si se topa con un pozo no intenta esquivarlo sino que lo acepta, se introduce en él hasta desbordarlo y continúa fluyendo.
Si se encuentra con una roca no intenta luchar contra ella, sino que la bordea suavemente y continúa fluyendo.
El agua confía en que el camino la conducirá finalmente al mar.
Tú puedes confiar en que tu camino –por más que se presente como difícil- te conducirá finalmente a la plenitud.
Renunciar a la lucha por conservar lo viejo y fluir hacia lo nuevo, suele ser el pasaporte a una realidad más feliz.
Si quieres hacerme algún comentario o plantearme una pregunta sobre este tema, puedes contactarte por email o a través del MSN a la dirección astrologoalbertosuarez@hotmail.com.

Un abrazo,

Alberto Suárez
Astrología - Coaching


Enviar por mail Enviar este artículo por email

Valora este artículo 5   4   3   2   1

Comparte  Enviar a facebook Facebook   Enviar a menéame Menéame   Digg   Añadir a del.icio.us Delicious   Enviar a Technorati Technorati   Enviar a Twitter Twitter
Artículos Destacados